Vecinos de El Guindal y sus sueños de tener alcantarillado: “Somos el patio trasero de Machalí”

“Somos el patio trasero de Machalí”. La frase de la presidenta de la Junta de Vecinos de El Guindal, Guadalupe Espíndola, es el fiel reflejo del sentir de las familias de este tradicional sector de Machalí que por más de 10 años han demandado un sistema de alcantarillado, sueño que se suma a una serie de problemas sin resolver que las hacen sentir que están abandonadas por las autoridades.

El crecimiento que ha tenido este tradicional sector machalino, ubicado en el kilómetro 10 de la Carretera El Cobre, ha llevado a que hoy vivan en el sector cerca de 400 familias, “o más, porque hay muchas familias que comparten un solo terreno”, especifica Guadalupe Espíndola al iniciar la conversación con El Machalino.

Al continuar la conversación con la dirigente vecinal, le realizamos la pregunta abierta de cuál es la principal necesidad que tienen las familias del sector, y casi antes que termine la interrogante, la presidenta se apresura en contestar “un sistema de alcantarillado”.

“Es un sueño de todos los vecinos que vivimos acá, por el cual llevamos esperando más de 10 años, incluso 15 años diría yo, y del cual todavía no hay nada, pero esto ya no resiste más”, afirma categórica Guadalupe Espíndola.

La dirigenta dice que las personas ya están intranquilas por la situación de no contar con un sistema de alcantarillado, más si “el olor ya es insoportable. Es una hediondez que ya no podemos soportar, situación que se agrava aún más en las tardes. El olor es muy fuerte, que nos llega a doler la cabeza por el olor”, confidencia.

La dirigente vecinal cuenta que en diciembre el alcalde José Miguel Urrutia le comunicó que el proyecto de alcantarillado “ya viene”, dice que la máxima autoridad comunal le señaló, “pero la gente ya no cree”, apunta de inmediato. Precisa que desde la Municipalidad nadie nunca ha ido al sector a ver en terreno un posible proyecto de alcantarillado. “Hace 10 o 15 años estoy escuchando que viene el proyecto de alcantarillado (…) ya estamos cansados”, remató la señora Guadalupe.

NECESITAMOS MEJOR LOCOMOCIÓN COLECTIVA”
Otra de las demandas de los vecinos del sector es el mejoramiento de la locomoción colectiva, la cual consideran deficiente. “Pésima”, es la expresión usada por la dirigente vecinal. La primera micro que ingresa a la población es a las 9:00 horas, y antes de ese horario los trabajadores y estudiantes deben salir a la carretera a tomar la micro que viene desde el centro, “y que ya viene llena y no se puede tomar. A los guindalinos nos dejan botados”, espeta la presidenta de la Junta de Vecinos.

Plantea en este sentido, como solución, que a las 7:00 horas ingrese ya una micro al sector, toda vez que en época de invierno el problema se agrava aún más. Igual petición es para el horario de la tarde, dado que la última micro que sale e ingresa a El Guindal sale a las 19:00 horas desde Rancagua, “y en muchas ocasiones no se alcanza a tomar”, afirma la señora Guadalupe.

Mejoramiento del alumbrado público, que gran parte del tiempo pasa apagado, y la reparación de las calles, que tienen una serie de eventos, son las otras demandas de los guindalinos, quienes por años se han sentido el patio trasero de una comuna que parece progresar solo en torno a un punto determinado: Av. San Juan.